... ...
Home / Secciones / No ni ná / Una copa y la primera copla

Una copa y la primera copla

Un copa en una noche con amigos. Risas, saludos, gente que se va uniendo a la conversación y la energía de aquella noche, en aquella cochera,  va creciendo.

Empiezan a subir los sueños, las ideas, e incluso las botellonas entre conocidos se convierten en un escenario improvisado donde, a toda pastilla, suenan las coplas que más gustan; las del pirata, las del aprendiz de brujo; aquellas que el ácido autor de esta época saca casi sin esfuerzo, o aquellas que empiezan a despertar el gusanillo por seguir a los nuevos. La verdad, que la copla en sí no es lo importante, es lo añadido. Lo que nos importa es que cada vez somos más. Empezó la idea entre tres personas y ya somos siete apoyados sobre el coche, hablando de carnaval y de cómo compartimos el sueño de participar en alguna.

Un alejado paisaje que hace complicada que se lleve a cabo pero que no impide que sigamos soñando. Total, soñar dicen que es gratis aunque eso ahora en este día que escribo, es más una falacia que una realidad.

No importaba qué sonaba fuera de aquel coche, nada era tan importante como aquellas conversaciones donde más tarde nos dimos cuenta que se fraguaba lo que ahora tenemos entre manos.

Un fin de semana tras otro, y se repetía el mismo escenario; mejor dicho, parecía que se repetía el mismo escenario porque había dos aspectos que cambiaban: los componentes que se dejaban la garganta en estéreo y los amigos que nos reuníamos en torno a ellos. Las conversaciones pasaron de ser habladas, a cantar las coplas; de escuchar y “odiar” esos tonos y tesituras, a intentar imitarlas con más ímpetu ilusionante que acierto musical. Esto tampoco importaba.

En poco, vimos como el grupo llegaba a los diez; diez locos que cantaban y veían algo más cerca el proyecto de montar algo para carnaval. ¡Guau!, ¡Montar algo para carnaval!. Suena genial, pero aunque poco creíble; dificultoso de llevar a cabo.

cervezasombra

Hacía falta gente, instrumentación, algo de voces, pero teníamos lo que mucho de los grupos punteros de Cádiz buscan sin acierto alguno y, año tras año, propicia los cambios de componentes, autores y todo aquello que creen que es lo que falla en ese camino. Nos sobraba la ilusión en un proyecto.

Un día estábamos en la cochera polvorienta del cabecilla de todo, para vernos, unos meses más tarde, en el mismo sitio, con risas postizas y el cuerpo repleto de nervios incontrolados porque echaba a andar todo aquel proyecto, menos onírico y más utópico, del que llevábamos tiempo hablando.

Un guitarra y varios más. Empezamos a andar pero con una “antología”. Ilógico pero había que probar ya que sólo conocíamos ese mundo de farándula desde fuera, desde muy afuera. Ahora tocaban ensayos, risas, correcciones y más correcciones porque cantábamos a nuestra forma; con ilusión pero sin afinación alguna. Cuando alguien te dirige, empiezas a ver lo difícil que es todo para llegar a una tesitura de tenor, inclusive, aunque nosotros, en nuestras reuniones al aire libre, llevábamos a la vez, la voz octavilla en la mano, el contralto en la expresión de la cara, y, la percusión con los nudillos y los pies. Todos éramos hombre orquesta.

Un primer ensayo duro, seguidos de muchos más, tantos como semanas tiene un año,  pero es que había que recoger sensaciones. Había que desear aquello que nos movía para que noche tras noche en vez de hacer nuestras cosas, empezáramos a usar la frase: “No puedo, lo siento, tengo ensayo”.

El fruto de aquello, estaba en las actuaciones que salieron, no por lo recogido con lo que pagamos el tipo a duras penas (teniendo de beneficio un paquete de pipas para cada uno), sino por las sensaciones. Se acabó con ganas de más; se acabó con ganas de tener algo propio, de montar un grupo, pero para eso había que buscar caja y bombo. Sí, como lo has leído, el primer año se salió con tres guitarras y sin percusión, pero no mermó ni un ápice el empuje que daba el carnaval a nuestros ánimos.

Todo fue una erupción volcánica de nosotros mismos en la primera vez delante de un escenario en lo que llamamos el “ensayo oficial” (u oficioso eso ya depende del punto de mira más que del momento en sí);  había nervios, pero más ganas que nada, así que se salió decidido a enseñar lo que llevábamos meses ensayando.

¿La acogida?. Aplausos, risas, apoyo incondicional (no sé si es bueno o malo pero al grupo le fue necesario). Eso es lo que propició que se esté aquí y ahora; sin ella no habría un segundo año, unas ganas renovadas…, simplemente no estaríamos aquí.

En aquel instante el grupo se dio cuenta que quería algo más. Quería montar su grupo de carnaval.

¿chirigota o comparsa?. Eso ya se decidiría en el comienzo del siguiente proyecto, ahora tocaba disfrutar y recoger esas muestras de alegría que llevaba y procesaba el grupo en cuestión. Ahora tocaba vivir el presente, y aunque no lo crean, para nosotros eso era parte del carnaval que buscábamos cada noche pegados a la televisión.

About Annónimo

Check Also

el-final-esta-cerca

¿Todo se acaba?

Todo se acaba. Estamos ante los últimos ensayos dando el “do de pecho”, pero nos …

2 comments

  1. Jose Manuel borrego

    Muy buen artículo. Aunque te harían falta muchísimas páginas más para resumir el sentimiento carnavaleros.
    Empiezas desde pequeño cuando empiezas a escuchar por casualidad carnaval y te das cuenta que esa música y letras son diferentes al resto, que no es lo.común. Desde aquel momento y sin redes sociales ni Internet empiezas a buscar tiendas donde vendan ese tipo de música que ni siquiera tu vendedor habitual sabe cual es, pero tu incansable sigues buscando hasta que consigues un casete por un lado otro por otro, y sin darte cuenta ves la afición tan grande que hay a ese tipo de música..
    Pasan los años y sin darte cuenta te ves metido en un grupo donde lo das todo, por lo que soñadas desde el momento que sonó aquella música y letra y que buscaste incansable, sin redes sociales ni Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies