... ...
Home / Secciones / No ni ná / Paso a paso

Paso a paso

Paso a paso, o ensayo tras ensayo (según quiera usted llamarlo, en función de su predisposición poética, estética o anímica), se repetía el mismo marco, se seguía metiendo esa primera copla de medida. Esos detalles que nos dejamos al inicio, marcaban la diferencia, esos flecos hacían que mejorara notablemente todo, hasta el sentido del pasodoble en sí.

Otro tanto pasaba con la instrumentación. Por aquellos lares, se lleva más la semana santa, lo cual, aunque sea contrario a mí, es de agradecer porque por lo menos han ayudado a que haya gente que sabe lo que es una caja, un bombo… y tiene algo de ritmo; más pocos saben tocar el 3×4 gaditano (4×4 para el resto de los mortales), así como darle un ritmo que te haga patear el suelo con tus zapatos, al compás de una maza golpeando el bombo. Ambos deben sonar al unísono, como dos partes conexas de un solo instrumento. No valía con un batería y un caja de semana santa. El carnaval y su son, requieren algo más o algo menos, no sé yo, pero algo diferente seguro, a lo que se está acostumbrado, cada vez menos por suerte, por otros sitios.

Todo son dificultades pero cuando se habla de carnaval, la ilusión se apodera de nosotros y no vemos más camino que aquél que nos lleva siempre a su verita…, pero haciendo tipo.

Semana tras semana, quedábamos para seguir con el proyecto. No tanto como quisiéramos porque sólo se podía en días muy contados. Pocos para meter todo un repertorio completo y con sentido.

Es lo que hay, no podemos quedar más asiduamente pero con esto vamos a seguir, ahora no hay vuelta atrás. Son demasiadas almas implicadas, hasta las nuestras, como para pensar en eso. Avanzar y avanzar, letra a letra, tono a tono.

Todavía nos quedaban momentos por vivir; momentos muy buenos, el cuplé, el popurrí desgranado; pero, sobre todo, lo que esperábamos con más ansia era aquello que iba a ser el sello de inicio de las actuaciones: la presentación. No sé por qué pero particularmente, la presentación marca el resto del repertorio. Es donde los grupos deben dejarse la piel en su primer momento. Presión pero ganas por saber cómo desarrollarla, qué acordes esperan en la cabeza del músico para ponerles una letra que cuenta una historia, un relato, un cuento o una vida; qué es lo que sucederá para que se forme ese dúo que una todo, sin olvidarnos del tipo que es el impacto visual que atrapa o desperdiga las miradas de los presentes a tus coplas.

El tipo, aquel proyecto que se presentó junto con el pasodoble y que estaba llevándose por los caminos correctos. Poco a poco, la gente entraba en el personaje, en el envoltorio de ese señor que…

¿Qué queréis?, a nosotros también nos gusta guardar algún que otro secreto; hay que crear algo de expectación.

Todo cogía forma, todo empezaba a tener más sentido, un horizonte lejano pero apetecible que queríamos recorrer, llenando de polvorientos papelillos multicolor cada zancada, pisada o huella que damos. Tenemos un comienzo, un camino, una explicación a todo y, por supuesto, un fin. ¿Qué más se quiere en esta sinuosa aventura?

horizonte

About Annónimo

Check Also

el-final-esta-cerca

¿Todo se acaba?

Todo se acaba. Estamos ante los últimos ensayos dando el “do de pecho”, pero nos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies