... ...
Home / Secciones / No ni ná / Noniná

Noniná

Empezando esta andadura, me encontraba pensando sobre lo que mueve el carnaval; sobre todo aquello que hace posible e imposible que la falsa careta se quita y ponga llegando febrero y no cabía en mi cabeza nada más que la idea de contar lo que era esa fiesta. Lo que era para mí. Pero no el convencional; el de los grandes plumeros, gomina en bote de 5 kilogramos, voces de disco de oro, meones sin control, risas compradas, sueldos, modestias entrenadas, risas preparadas o tipos de vértigo que los artesanos sacan de una imaginación que parece no tener fin. De ese carnaval no entiendo. A esas alturas es complicado llegar y sólo unos pocos elegidos lo hacen, sea con la gracia del dios que exista o sin ella.
Era hablar de lo que está en su fondo, de lo que entiendo que se cuece ahí, en su esencia; aquello que mueve los nudillos de una peña para que, escuchando un soniquete en La Caleta, te lo lleves en tu viaje de vuelta, comiéndote la cabeza de porqué sigue ahí dentro y termines intentado reproducirlo para más paisanos tuyos, dentro de una cochera, con música gaditana de fondo, varias copas en una mesa plegable y sillas polvorientas.
En la base, es hablar de lo que sin comerlo ni beberlo, te ves montando un grupo para cantar por Cádiz, a tu tierra y a aquella misma, porque el supuesto veneno o simplemente el gusto por el folclore pagano, ya te tiene. ¿Qué mueve a esos desconocidos a intentar montar algo que se parezca a carnaval en un pueblo que no hay apenas afición?.
Al fin y al cabo la esencia de Cádiz también se transmite por la televisión, y siendo de menor calado que vivirla, muchísimo menor sin dudarlo, también se siente como parte de uno mismo cuando llegando febrero, te pegas a la pantalla y no te acuestas hasta que se llena el escenario del Gran Teatro Falla, de una lluvia multicolor de papelillos que casi hacen desaparecer al jurado en un tsunami de lo que entiendo es la propia alegría.
¿Eso es carnaval también?. Pues claro… o mejor dicho, noniná.

NONINÁ banner
Nunca tres negaciones han significado una afirmación más rotunda.
Desgranar esa locura incógnita, esa verdad escondida, es la que perseguiré durante el tiempo que dure esta otra locura pública.

De antemano pido perdón porque no soy escritor profesional ni periodista, solo uno que parece que está loco o lo es por haber pasado la frontera entre lo que empezó siendo un hobby, un entretenimiento jocoso, y lo que se ha convertido en una parte de lo que soy.
¿que no es así?. Repito… Noniná.

About Annónimo

Check Also

el-final-esta-cerca

¿Todo se acaba?

Todo se acaba. Estamos ante los últimos ensayos dando el “do de pecho”, pero nos …

4 comments

  1. Jose Manuel borrego

    Buen artículo.
    Si está hecho con el corazón, siente el carnaval como un modo de vida.

  2. Muy buen artículo Antonio.
    Y que razón tienes en todo lo que dices, al fin y al cabo cada uno entiende esta fiesta de una manera distinta, o qizás no es carnaval escuchar tu chirigota favorita por la radio ya metido en la cama? O los ratos con los amigos recordando viejas comparsas? No ni ná ! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies