... ...
Home / COAC 2016 / Mejor de lo esperado, no tanto como lo deseado.

Mejor de lo esperado, no tanto como lo deseado.

Décima segunda sesión de preliminares en la que ni la rapidez en las puestas de escena ha conseguido mantener la expectación hasta el final, pero con varios grupos que han mejorado notablemente con respecto al año pasado.

Empezamos con el coro “En el nombre del padel, del pijo y del espíritu franco”

Presentación simpática que inicia a ritmo de pasodoble, dejando una buena sensación.

Los tangos nos avocan a esas composiciones clásicas, pero sin la seriedad que llevaba. El primero dedicado a eso mismo, definiéndose ellos como un coro chirigotero.

El segundo a la familia y más concretamente al niño que echa de menos a su padre durante los meses de ensayo pero que luego va al Falla con esa ilusión y orgullo que te da el tener a un padre en un grupo de este estilo.

Los cuplés (a la prima y al programa de “La Báscula”) llevan un ritmo pegadizo pero que en el segundo, sufrió un parón para hacer el chiste (parón demasiado largo). El estribillo fue coreado a la segunda pero con más intención que efecto.

Aquella definición de coro chirigotero adquiere su mayor esplendor en la ejecución del popurrí compuestos de varias cuartetas cortas y buscando el chiste. En general, se puede decir que la intención es la que cuenta.

Aun así, será un coro a seguir tanto en el concurso donde, con toda certeza, pasará a cuartos; como en la calle donde, sin dudarlo, se disfrutará mucho más por la forma de este coro.

Gracias por un coro más cercano a la guasa que a la formalidad.

“La selva madre”

Comparsa del Puerto de Santa María, que van representando a unos indígenas de Cádiz (la selva madre) que durante una presentación con melodías tribales y bien cantada, reivindican la lucha por el pueblo en el que viven.

Enlace permanente de imagen incrustada

Pasodobles iniciados a pito (a don Enrique Villegas y Marta del Castillo). Diferentes con homenaje muy bonito al poeta en el primero y uno muy utilizado en los últimos años que le quita fuerza a las palabras del segundo (que no la intención).

Los cuplés (a la lagartija de un gachón y, a la cercanía de la navidad y Martínez Ares) con poca gracia, rematados con un estribillo que mejora esta parte de la actuación.

El popurrí es un canto constante a la lucha desde la tristeza, aunque hayan intentado levantar la cosa con músicas movidas, pero la letra no acompaña.

Una comparsa de más a menos que se ha ido apagando a golpe de caja y bombo.

PD: Con ese escudo, si se lo ponen en la espalda son las tortugas ninja (ese golpe se lo regalo para un futuro cuplé, si pasan).

Sin ser las 12 de la noche del 24 de diciembre nos mudamos a “La misa del gallo”

Enlace permanente de imagen incrustada

Tipo de curas en la misa del gallo. La presentación normalita con un gallo a modo de marioneta de la que no han hecho uso en esta pieza.

Pasodobles (a ellos y a los políticos) cortos de duración, flojos a nivel de música y voces que no consigue llegar al respetable aun haciendo el cacareo en varias partes del mismo.

Los cuplés (entradas del Teatro Falla y clon de Juan)  siguen en la misma línea de todo el repertorio: sin gracia y un estribillo sin efecto alguno.

Lo más destacado ha parecido ser el forillo que hay ido cambiando en imágenes donde se “beatificaban” a diferentes personajes de renombre dentro del carnaval, entre otros aspectos.

El popurrí, resumiendo, no ha mejorado mucho lo hecho hasta ahora.

En definitiva: Hermanos, podéis ir en paz.

A una obra del descanso, nos encontramos con este grupo, “El ministerio de la esquina”

Enlace permanente de imagen incrustada

Comparsa mixta de Bustelo que personaliza a los ministros en los verdaderos sustentos del país, el currelante de a pie: barrendera, ama de casa, maestra,…

Presentación que desgrana el tipo con un buen gusto, propio del autor.

Pasodobles bonitos (a los 30 años de un pasodoble mítico y el segundo a un padre)  con detalles musicales que hacen que la noche se anime tras un letargo.  Este grupo cada vez canta mejor.

Los cuplés, dedicados a un hombre gafe y a la comparsa de Bienvenido, presentan poca gracia, pero su estribillo vuelve a meternos en ese ambiente de un congreso de la calle.

EL popurrí se planteaba como una reivindicación a esa realidad que ya nos contaron en la presentación. Y no nos equivocamos en la hipótesis. Entre tirar a la basura lo malo, y desarrollar cada tipo de la comparsa se nos ha pasado volando esta pieza. Cuando algo está bien cantado, ese es el efecto que ocasiona, y Bustelo suele provocarlo.

El año pasado con la peleona se merecieron pasar y este año, aunque cambiado el tipo, vuelven a pelear por ese pase.

Que haya suerte u os dejen tenerla.

Detrás del descanso, empezamos con un coro de Paco Martínez Mora que el año pasado dejó una buena sensación. “La cazuela”

Una escenografía cuidada y muy colorida que da el punto de inicio a una presentación atípica en su distribución a ritmo de flamenco.

Enlace permanente de imagen incrustada

Tangos muy bien cantandos, uno al “chef” Mariano y el otro a dos amigos que se encuentran en el cielo unidos por el amor a las coplas: don Paco Alba y don Enrique Villegas. Ambos bien construidos y con un desarrollo claro de la letra.

Los cuplés han estado bien y parece ser que el estribillo ha gustado a los oyentes con clara alusión a hacer una receta de tres mil años de cocción que queda “para chuparse los dedos”.

Para el popurrí vuelven a cambiar la configuración del coro, asemejándose más a una peña o un “tinglao” flamenco.  Popurrí bien construido, con reivindicación y momentos de guasa gaditana por igual.

Si el año pasado gustó, este año va por el mismo camino.

Nos vemos en cuarto.

A continuación nos llega la chirigota chiclanera “Los rebujitos”

Presentación animada de estos cocteleros que vienen con la misión de seguir manteniendo despierto al público.

Enlace permanente de imagen incrustada

Los pasodobles (a Cádiz y su pasividad, a lo de la sala Bataclán) con letra que dicen algo aunque con unas voces que dicen poco, lástima.

Los cuplés empezaron flojos pero terminaron…flojos, con un estribillo con buena intención que la gente siguió al compás de las palmas.

El popurrí ha empezado como una letra que bien podían haber usado como cuplé y hubieran ganado puntos.

El resto ha estado simpático, enmendando lo anterior. Han dado un pasito más en la chirigota. Esperemos que el año que viene o en la siguiente sesión, vengan con las mismas ganas o más que en éste.

Por cierto, ¡ponme un copazo con dos hielos!

Última comparsa de la noche que viene de la localidad de Chipiona.“El vagón de cola”

La comparsa se ubica en un andén alegórico donde Andalucía es el vagón de cola y desde donde nos traen una presentación alegre que no olvida defender el estilo de vida andaluz. Un simple “venid y aprender cómo se vive”.

Los pasodobles están trabajados y eso se nota en la forma de defenderlos. Un grupo compacto con una letra segunda a destacar en el que cuentan una estafa a través de una ayuda humanitaria. El único pero de esta parte recae en ese final que en su tercera vez de repetición no queda del todo bien (eso sin contar con la moda de repetir los finales tres veces que parece es una norma en este carnaval).

Dos cuplés simpáticos con un estribillo que ha despertado la risa en el teatro, y viniendo de una comparsa es de agradecer. Y es una verdad como un templo porque un andaluz puede mandarte al carajo antes de que lo sepas tú.

Terminan el repertorio con un popurrí aplaudido, donde la bandera de Andalucía y su defensa ha llenado las cuartetas.

Una comparsa que ha dado un pase muy digno y que a las horas en las que cantó, es un hándicaps que han superado y del que han sabido sacar el máximo.

¡Viva Andalucía!.

Y siendo una paradoja, ahora es el turno de una que, en su nombre, parece una continuación de dicha comparsa; la chirigota “Nos junta Andalucía”, una de las esperadas por ser la vuelta a las tablas del gran coplero, Manolín Gálvez.

 

Una presentación digna del autor  que a estas horas ha conseguido despertar al poco público que estaba dormido, aunque no por el tipo que es más bien normalito.

Terminan esta parte, tal como la comparsa anterior: ¡Viva Andalucía!.

Los pasodobles (música de Tino Tovar), van dirigidos a su vuelta y  a nuestra tierra. Son pura esencia de la Tacita que nos recuerda a ese “3×4 bueno”. Buen tándem de música y letra.

Parecía que los cuplés con gracia estaban en busca y captura (y lo están) pero Manolín nos trajo ha conseguido dos graciosos (piñazo “justificado” a Rajoy y las relaciones sexuales), rematados con un estribillo donde se pide que Andalucía se levante o si no, ¡viva el carnaval!

Terminamos esta actuación y la noche con un repaso a nuestra comunidad mediante un popurrí que usa músicas variadas de nuestras diferentes provincias (sevillanas, colombianas, tanguillos de Huelva,…). Simpático, alegre  y lleno de golpes. Definitivamente, Manolín viene con fuerza y es que hacía falta en el Gran Teatro Falla.

Esperamos que te quedes por mucho.

About Annónimo

Check Also

foto

Primera semifinal con sabor a final

Primer dia de Semifinales de este inolvidable COAC 2016, unas semifinales que bien podrían ser …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies