... ...
Home / Noticias Carnaval de Cádiz / Las coplas de Tino vuelven a casa

Las coplas de Tino vuelven a casa

La tarde no se vislumbraba radiante y soleada como marco perfecto para una actuación. ¿Y qué más daba? Entre paraguas y chubasqueros, el café-teatro El Vagamundos se iba convirtiendo en refugio de una maltrecha tarde de otoño.

Estreno antología Tino en Cádiz

  • ¿Entonces fue eso? ¿Refugio de la lluvia?
  • Nooooo.
  • ¿Qué podría ser? ¿Qué sería capaz de sacar de sus casas a la gente tal como pintaba el día?
  • ¡¡ Ya sé!! Cádiz, El Vagamundos… ¡Un actuación de carnaval!
  • Puede ser, pero tampoco. Al final fue mucho más…

Estábamos en casa y eso se notaba. Al llegar, Paco Trujillo, gerente del café-teatro El Vagamundos, te recibía amigable, como en el salón de su casa. Se respiraba emoción, familiaridad y calor, un calor hogareño.

Como si de una chimenea se tratara, los alrededores del escenario comenzaron a llenarse. Pegaditos, que no corriera el aire, que no se escapara una copla, que hoy estábamos en casa y entre copas, risas y palmas, los niños nos iban a cantar.

Estábamos en familia ¿No me creen? ¿Qué es sino el hecho de estar un grupo de personas en un rincón acogedor, rodeados de fotos con caras que todos reconocemos, retratos de momentos memorables y personas a las que admiramos?. Estaban madres, hijos y esposas, pero también familiares lejanos, que aunque no compartíamos apellidos, sí nos conocíamos, o mas bien nos reconocíamos, como pertenecientes a ese núcleo carnavalero. Entonces ¿Estábamos o no estábamos en familia?
“¡Hombre por favor!”.

Y con este preámbulo, nos adentrábamos en un maravilloso museo, donde el humor se personalizó entre copla y copla de la mano de Chicho (Componente del cuarteto del Gago), y la poesía de Tino se iba haciendo arte en voces, música y espíritu de su grupo:

La reflexionante presentación de “Ciudadano Zero”, el deseo por una bandera de verdad de “La República Gaditana”, el respeto de cada copla de “Juana la Loca”, la nostalgia del amor adolescente de “Los siento pisha…”, el amor incondicional a esa musa en “La Canción de Cádiz”, el movimiento de conciencia a capela de “Los Perfumistas”, esos dioses terrenales de “Voces”, el recuerdo de esas madres heroínas con sabiduría innata de “El Espíritu de Cai”, la identificación con aquel “chicuco” que “no lo puede remediar cuando escucha carnaval” de “La Botica”, ¡Ay! Cómo se la debían a Lucia y María “Los del año catapúm”… “Las Estaciones”, “Los Gadiritas” y un largo etcétera por la vida carnavalesca del autor.

Y para terminar ¡Los tanguillos, que no falten! ¡Qué estamos en Cai! Las palmas se hicieron compás, y artistas y aficionados nos hicimos uno. Pero no acabó aquí, que ya se sabe que en Cádiz no nos vamos a la primera, pues que suenen esas cuartetas de popurrí. (Ni a la segunda, tampoco nos vamos a la segunda) Así que broche de oro cantándole a esa Lola luchadora de la mano de “Los Gadiritas”.

Una tarde mágica, que ya queda seguro fija para el recuerdo de todos los aficionados allí presentes. Gracias Tino, gracias grupo, gracias afición y por supuesto, gracias Paco por recibirnos en tu casa.

Un beso familia.

About Lydia Orellana

Check Also

Crónica 30-01-2016

Mantiene el listón la última jornada de cuartos

Noche de cuchillos largos la de esta última de cuartos, que no iba a pasar sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies