... ...
Home / Secciones / La Pensadora Gaditana / Con permiso, buenas tardes

Con permiso, buenas tardes

Me encontraba inmersa en el estudio de La Pensadora Gaditana y del periodismo, cuando uno de los grandes maestros de la comparsa nos sorprendía con esta historia. Para mí fue sin duda mucho más que un primer premio. Fue el momento en el que mis dos pasiones se dieron la mano. El momento exacto en el que comprendí que carnaval y periodismo estaban más que vinculados y que esa fusión, era la culpable de mi vocación.

La Pensadora Gaditana

 

Estudié periodismo por un afán innato por comunicar, informar y por defender la libertad de todo lo que ocurría a mi alrededor. Al finalizar mis estudios, me di cuenta que había estado viviendo en una utopía. Que la universidad nos vendió en parte una farsa. Pues al llegar la realidad, debíamos “tratar con cariño” a según qué personaje, nos sugerían “no ahondar mucho en ese tema”, es más, nos “recomendaban” no publicar según qué cosas.

Sí, sí, muy entrañable su historia, pero ¿No te has dado cuenta? Hablamos de carnaval

Lo sé, soy consciente. He crecido escuchando carnaval. Enamorada de un arte que me inculcó mi madre, que por cierto, es manchega de nacimiento. Hasta hace unos años, solo era eso: una pasión.

Pero en un año en el que mi crisis por creer en el periodismo me perturbaba, comencé a estudiar la historia de un periódico gaditano. Femenino, para más señas: La Pensadora gaditana. Porque sí, esta figura ya existía siglos antes de que Quiñones la hiciese comparsa.

La pensadora gaditana fue una “hija de Cádiz”, como ella misma se definía. Creó un periódico en el que a través de sus pensamientos, defendió la igualdad, reivindicó sus costumbres y hasta las criticó. En definitiva, dio voz a los que no la tenían y expuso un punto de vista crítico, pero diferente.

Todo esto ocurrió entre finales de 2008 y comienzos del 2009… Efectivamente, ese año Don Joaquín Quiñones se presentaba al concurso con una comparsa titulada: La Pensadora Gaditana.

A partir de ahí, caí en la cuenta de que para mí el carnaval, además de ser un arte que derrocha humor y originalidad, es la forma más fidedigna de periodismo. No hay tema de actualidad que no se haya tratado en las tablas, incluso años antes de que algún medio le diera importancia. Además, he escuchado como se le canta a la cara a personajes que jamás la prensa se atrevió a cuestionar…

Por todo esto y con mi máximo respeto, hoy tomo prestado este nombre para a través de las letras, cuestionar este mundo que nos rodea de la manera más veraz. Poner mi punto de vista sobre Cádiz, sus costumbres y su carnaval, y para dar voz a todas aquellas personas que crean que algo debe ser sabido o al menos cuestionado. Siempre bajo la premisa de la triple C: Crítica constructiva y comprometida.

No se pongan serios, será divertido. Al fin y al cabo, solo es carnaval, ¿o no?

About Lydia Orellana

2 comments

  1. Extraordinaria reflexión me has dejado sin palabras. Me siento orgullosa de ti

  2. Qué gran artículo y que gran talento, no te rindas, vales mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies