... ...
Home / COAC 2016 / Mantiene el listón la última jornada de cuartos

Mantiene el listón la última jornada de cuartos

Noche de cuchillos largos la de esta última de cuartos, que no iba a pasar sin antes dejarnos otro buen puñado de coplas para la posteridad. 

Crónica 30-01-2016

Arte y compás como santo grial del primer coro de la noche: La Cazuela, de Paco Martínez Mora. Soniquete del sur, palmas y un arte que cala en el aficionado. Además, han sido los primeros y la sesión ha empezado con retraso, el público está con ganas.
En su primer tango y en alusión al boom de las comparsas, llaman a los jóvenes a que  se interesen por los que han hecho verdaderamente grande esta fiesta. El segundo más crítico, hacia la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y sus comodidades a la hora de dar a luz.
Los cuplés en la buena línea de la actuación. Destacable especialmente el primero, en referencia al terremoto que azotó parte de Andalucía hace unos días, y que lo traían recién “sacado del horno”.

Desde la vecina localidad de El Puerto de Santa María llegaba La selva madre. Connotaciones naturales y ecologistas para una agrupación que quizás no pensaba volver a pisar estas tablas a juzgar por el primer pasodoble cantado. En él, el autor desgrana sus sentimientos sobre la fiesta. El segundo, emotivo también hacia el aficionado. Tanda de cuplés cortita, compensada por un popurrí muy melódico y bien llevado. Buenas sensaciones las que dejan en este concurso.

Y desde el mismísimo bario de la Viña nos llegaba la primera chirigota de la noche: Nos junta Andalucía, de Manolin Gálvez. Representando a las 8 provincias de nuestra comunidad y con el ritmo del 3×4 por bandera dejan un pase de altura con opciones para que no sea el último. Y con este ritmo chirigotero nos llegaban los pasodobles. De carácter crítico el primero, en el que describen una especie de pescadilla que se muerde la cola, pues el gaditanos se busca la vida como puede con sus chapuzas, robándole así al Estado, pero luego es el que le roba a ellos para dárselo a los ricos. Con más sentimiento el segundo en el que reivindican ese compás chirigotero del 3×4 con el que nacen y se alimentan durante toda su vida. El público en pie. Muy buena también la tanda de cuplés, con carácter algo pillo y calentón. Gran pase y una delicia el saber que volveremos a disfrutarlos.

Y en cuanto a cuartetos, esta noche era el turno del cuarteto de Iván Romero Este año salimos de milagro. Estos niños que se reafirman y consolidan año tras año con un estilo, que si bien se mira en el reflejo del gran Manolo Morera, han sabido llevárselo un pasito mas allá y hacerlo suyo.
La parodia se sucede en este altar con el cristo “Enrollado”, el cura y un monaguillo muy futbolero que en esta ocasión tienen que enfrentarse a una niña con tan malos modales que hasta al hermano mayor le dio una paliza… al de la hermandad, no al de la tele.
Buena tanda de cuplés dándole una vuelta picara al anuncio de una conocida marca de embutidos en el primero, y un aviso a todos los “pesaos” que les dan chistes para el cuarteto, que mejor que le den 500 pavos que ya verán ellos donde los meten.
Estribillo pegadizo con el que se meten al público en el bolsillo. “No veo a Teo, no veo a Teo, no veo a Teo”.
El tema libre es continuación de la parodia como es habitual en estos niños. Siendo además el momento cumbre de la actuación. Tras diagnosticar que lo que tiene esta niña es al demonio en su interior, comienzan con un ritual de exorcismo muyflamenco por bulerías. Destacable la participación del autor Iván Romero que va cogiendo peso en cada pase con una magnífica actuación.

Y desde Sevilla se nos colaban estas presas tan flamencas que ya dejaran buen sabor de boca en preliminares: Yo soy presa.
Con una interpretación muy al tipo comenzaban con los pasodobles. Al Kichi el primero y a la infanta Cristina el segundo. Unos pasodobles en los que han optado por la clave de humor para hacer la crítica.
Más floja la tanda de cuplés compensada con el resto del repertorio que sí ha propiciado un buen número de carcajadas al público allí presente.

Majestuoso coro el primero de la segunda parte de la sesión. La Corte de Luis Rivero, que se nos presenta este año desde tierras egipcias, lo cual no cabe duda porque si algo les caracteriza en su trayectoria es su magnífica mimetificación con lo presentado. Tipo, forillo, música, instrumentos y además, letras. ¿Qué más se puede pedir? Solo su presencia en la final.
¿Necesitan más argumentos? Pues aquí están los tangos. A los cambios en la cabalgata de los reyes magos el primero, y un llamamiento a la educación como mecanismo para el fin de la violencia machista en el segundo.
Tanda de cuplés de golpe de efecto, “recién parido” el primero y original el segundo en referencia al running.
Un año más, el sello Rivero deja huella.

Con un gobierno muy de la calle se presentaba esta comparsa con autoría de José Luis Bustelo: El Ministerio de la calle. Una corte de ministros del día a día, de los que saben de verdad sobre los temas importantes de la vida. Una idea la de esta comparsa, que sin duda le da el poder al pueblo, donde debería estar.
Y suena la música del pasodoble que sin duda tiene sello propio… Bustelo. Al amor incondicional entre personas con independencia del sexo va el primero. En el segundo, a la tristeza de todos esos jóvenes que tienen un día que coger la maleta e irse de su tierra para trabajar. Letras con mucha verdad y sentimiento que junto con su música, los hacen inconfundibles.
La tanda de cuplés nunca ha sido el fuerte de este autor. Los dos al Kichi, uno por su vestimenta y otra a su peinado.
Sea cual sea el grupo, que no se vayan los grandes autores.

Y de nuevo una chirigota de Cadi Cadi, Una especie en extinción de Manolito Santander. La viña al ritmo del 3×4 en cada aliento de este grupo de exploradores que vienen a cazar la “chirigota de Cádiz, la de toda la vida”. Y hay que ser como ellos, ¡Chirigoteros!
Y pasodoblones en este pase. El primero en referencia a la verdadera situación de los carnavaleros que no son artistas, que tienen su vida y que esta es la manera que tienen para reivindicarse. El segundo sensibilidad pura. A los abuelos, esos héroes de todas las familias.
Y siendo de la Viña y siendo Santander, los cuplés…. ¡De categoría! El primer “cartucho” sobre el chocolate como sustituto del sexo. El segundo, sobre las “tonterías” que se dicen los novios. Picante, picante los dos.
Escuchándoles solo se puede decir, ¡Qué no se pierda!

Una de las comparsas más críticas en su idea de este COAC 2016 sin duda esta que cierra la fase de cuartos: El circo de los payasos, de Jesús Monje. Un circo lleno de payasos que en el fondo vienen representando al congreso de los diputados y sus representantes políticos.
Ingenioso pasodoble el primero pidiendo perdón a los payasos, a lo digno de su trabajo frente a los políticos que vienen a representar. El segundo, un bonito guiño de hermandad entre Jerez y Cádiz, resaltando las maravillas de uno y otro aunque con remate crítico: “Que una playa es una playa si vuelan las gaviotas” en referencia a la nefasta idea de poner una playa en el parque González Hontoria de los populares de Jerez.
Simpática tanda de cuplés dándole a Esperanza Aguirre en el primero y a esos “parásitos” que no se van de la casa de sus padres el segundo.
Comparsa completa y reivindicativa, más que necesaria en esta fiesta.

Hasta aquí la última sesión de cuartos. Día de descanso y a disfrutar de las semifinales. ¡Que Dios Momo reparta suerte!
Disfruten.

About Lydia Orellana

Check Also

foto

Primera semifinal con sabor a final

Primer dia de Semifinales de este inolvidable COAC 2016, unas semifinales que bien podrían ser …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies